enfermedad_dientes

IMPORTANCIA DE LA SALUD DE NUESTRAS ENCÍAS Y SU RELACIÓN CON OTRAS ENFERMEDADES.

febrero 04, 2019 - by Marta García - in Debes saber

1 Comment

La salud de nuestras encías

La salud de nuestras encías, a pesar de ser un factor muy importante para nuestra salud general, observamos en el día a día, como muchas veces se deja en segundo plano en las consultas que nuestros pacientes nos plantean.

Así, es frecuente que acudan a nuestras clínicas, preocupados por reponer con un implante una pieza perdida o blanquear sus dientes para mejorar sus sonrisas, motivo que nos llena de satisfacción solucionar, pero es en estas consultas rutinarias donde muchas veces se produce el diagnóstico de una enfermedad periodontal, también conocida como periodontitis o piorrea.

La periodontitis, es una infección de las encías que daña el tejido blando y el hueso que rodea a las piezas dentales, produciendo una pérdida de soporte, que si no se trata provoca la movilidad progresiva de las piezas dentales, llegando a perder las mismas.

COLABORACIÓN DENTISTA-PACIENTE

Cuando se diagnostica esta enfermedad, es importante por sus características, la máxima implicación tanto por parte del dentista, como del paciente:

El dentista, creemos que tiene la obligación de proporcionar al paciente:

  • Información adecuada para que comprenda el alcance de la enfermedad, y propuesta de un tratamiento que permita monitorizar la enfermedad y tener controlada su evolución, puesto que no se cura como una caries.
  • Un tratamiento periodontal correcto, entendemos que debe partir de un estudio donde se realizan mediciones de todas las bolsas por diferentes puntos y una serie radiográfica que nos permita comparaciones posteriores. Tratamientos que se realizan como un simple raspaje por cuadrantes, sin un estudio previo ni mantenimientos posteriores, creemos que no es la mejor manera de combatir la enfermedad.

-El paciente, por su parte debe asumir su papel de protagonista en el tratamiento, comprometiéndose a:

  • Extremar la higiene, siguiendo los consejos tanto de cepillado, como métodos adicionales (colutorios, cepillos interproximales, frecuencia cepillado…), que se deben explicar cuáles son y como usarlos.
  • Acudir a todas las consultas de mantenimiento, que son imprescindibles para un control efectivo de la enfermedad. Es en esta fase, según nuestra experiencia,  donde se produce el mayor porcentaje de fracasos en un tratamiento periodontal, debido a que el paciente tras realizar la primera fase (higiénica), observa una mejoría de los síntomas importante (sangrado, coloración de las encías, halitosis…), y esto le hace dudar de la necesidad de realizar los mantenimientos, en el momento que le marca el periodoncista (siente su enfermedad curada).

RELACIÓN CON OTRAS ENFERMEDADES

Cuando un paciente acude a nuestras clínicas, por poner un ejemplo con una caries, normalmente nos solicita atención lo más inmediata posible para resolverlo y se muestra preocupado por ello, sin embargo, nos encontramos casos en los que le explicamos a un paciente la presencia de la enfermedad periodontal,y no lo ve como un problema tan importante, incluso cuando se le incide en el compromiso de higiene que debe tener si inicia el tratamiento, valora que la enfermedad tardará tiempo en producir la pérdida de las piezas y además no le duele, por lo que no lo considera urgente, o simplemente el cambio de sus hábitos de higiene le parece un esfuerzo no asumible.

La periodontitis, además de ser una enfermedad que cursa con la inflamación e infección de las encías por bacterias, lo que por sí mismo ya nos indica la necesidad de tratarla, cada vez existen más estudios que relacionan o investigan la posible relación que existe entre esa inflamación y colonización por bacterias que sufre el entorno de las piezas dentales, con otras patologías a nivel sistémico, como puede ser el caso de la diabetes, enfermedades cardiovasculares, artritis reumatoide o alteraciones en el embarazo.

Todo ello, nos debe hacer darnos cuenta a los profesionales de la necesidad, de emplear el tiempo necesario para que un paciente, que muchas veces acude a nuestra consulta por un problema que no tiene que ver con sus encías, reciba la información adecuada tanto de manera verbal, como por medios visuales (fotografías, modelos…) y escritos, cuando se le diagnostica la periodontitis o piorrea.

 Ese tiempo y esfuerzo se verá sobradamente compensado, cuando veamos años después a ese paciente con su enfermedad tratada y disfrutando de la presencia en boca de sus piezas dentales.

Si enfocamos así esa primera consulta, creo que conseguiremos que nuestro paciente pueda tomar consciencia de que hablamos de una enfermedad importante y que se debe tratar cuanto antes, no solo para mejorar sus síntomas a nivel oral, si no por el bienestar y su salud en general.

Comparte este artículo

Marta García

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

×

Make an appointment and we’ll contact you.

Este sitio web utiliza cookies propias y/o de terceros para mejorar nuestros servicios, elaborar información estadística, mostrate publicidad y optimizar su navegación. Es necesaria la Aceptación para poder navegar por nuestra web. Puede consultar mas información en nuestra política de cookies más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar